MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

Los muerde muertos en Cañuelas

Los hermanos Marcos dialogaron con Claudia Cortalezzi y Juan Manuel Rizzi. También, hablaron los padres de “las criaturas”: Silvia Gorostidi e Ignacio Marcos.


Los hermanos Carlos y José María Marcos presentaron la novela Muerde muertos (quién alimenta a quién…), el sábado 20 de octubre de 2012, en la Biblioteca Popular Sarmiento de Cañuelas (Lara y 25 de Mayo), acompañados por Claudia Cortalezzi y Juan Manuel Rizzi. “Estamos muy felices de presentar la editorial y la nueva novela en Cañuelas, porque era una deuda pendiente. Si bien hoy estamos radicados en Buenos Aires, nacimos en Uribelarrea, nuestra secundaria la hicimos aquí, yo particularmente trabajé muchos años aquí, y tenemos grandes amigos. Por eso, es muy emotivo estar en esta querida Biblioteca Popular compartiendo lo que hacemos”, expresó José María en el comienzo, y luego, agradeció a “Juan Manuel Rizzi, Cristian Cirigliano, Fernando Farías y otros amigos que nos insistieron en concretar este evento, y también a Claudia Cortalezzi, una talentosa escritora, que aceptó nuestra invitación de compatir esta mesa”. La presentación puede oírse completa AQUÍ. Debajo algunos fragmentos:

Claudia Cortalezzi: “El fluir de un diálogo profundo”

Claudia Cortalezzi: “Lo primero que quise saber es quién escribe cada capítulo. Eso me pasó durante las primeras cartas. Luego empecé a meterme de lleno con los personajes, y de pronto, quienes escribían las cartas ya no eran Carlos y José María, sino Blaise y Jesús, los protagonistas. Las cartas de a poco se fueron volviendo un diálogo íntimo, y me fui haciendo cómplice de las cosas que les pasaban a ambos. Un momento estaba caminando por Salamanca, con Jesús, y en otro estaba vendiendo libros en Buenos Aires, con Blaise. De nuevo, volvía a Salmanca y visitaba el Paniagua, y pocas páginas más adelante, regresaba a Buenos Aires, a la Biblioteca Nacional. En un momento, el fluir del diálogo comenzó a hacerse tan profundo, que no podía largar la historia. Ambos tienen estilos diferentes pero impecables, y la verdad, disfrute mucho de esta novela”. www.cortalezziclaudia.com.ar
Juan Manuel Rizzi, Carlos Marcos, Claudia Cortalezzi y J. M. Marcos.
Juan Manuel Rizzi: “Las bibliotecas como una orgía”

Juan Manuel Rizzi (director de la Biblioteca Popular Sarmiento): “Lo primero que me llamó la atención de la novela fue que cada carta tuviera una respuesta. Hay muchos antecedentes de textos con cartas, hasta en la Biblia lo tenemos, pero nunca están las respuestas. Eso le da una frescura, una agilidad, y al mismo tiempo, una imprevisibilidad, que es muy rica. Entonces, la novela se va construyendo de una manera muy distinta a la tradicional. Otro hecho que me encantó de la novela es la presencia de las bibliotecas. Borges difundió la idea de la biblioteca de laberinto. Acá la idea es otra. Jesús Figueras Yrigoyen, desde Salamanca, dice: ‘En España sobran los bares, las iglesias y los prostíbulos’. Desde Argentina, Blaise responde: ‘En Buenos Aires sobran las librerías y las bibliotecas’. Se cuenta, además, que en la Biblioteca Nacional hay una mujer de mala vida (la Vietnamita), y la respuesta me hizo pensar en cómo Buenos Aires es una ciudad repleta de libros, con una calle como Corrientes atestada de librerías, y de cómo la vida literaria aquí, en nuestro país, se presenta como una orgía”. Página de la Biblioteca Sarmiento

Cristian Cirigliano: “La escritura es como una espiral dialéctica”

Cristian Cirigliano: “Cuando le di un vistazo a la novela, me encontré con un texto de 280 páginas sin títulos ni divisiones de ningún tipo. Mi primera relación fue de desconcierto, porque, como dijo Juan Manuel Rizzi, las novelas con cartas tienen una mirada unidimensional. Ya en la segunda carta comencé a notar la particular forma de escribir de los hermanos Marcos, dándoles tanta profundidad a los personajes. Eso me hacía pensar, a su vez, qué libros tenía Blaise en su biblioteca, o qué artículos había escrito Jesús en su juventud. La escritura de esta historia es como una espiral dialéctica que te lleva hasta un gran desenlace”.

Habla Ignacio Marcos.
A su lado, Silviana Adriana Gorostidi. 
Ignacio Marcos: “Un homenaje a Salamanca

Ignacio Marcos: “Quiero agradecerles a mis hijos que hayan tomado el camino de la literatura y de las historias, y aquí, en especial, quiero darles las gracias por hablar de Salamanca, de cosas de mi niñez y mi adolescencia. Nombran la calle Arriba Nº 2, donde yo nací. Volví a Salamanca después de 28 años y la casa aún estaba. Ya en el segundo viaje la vivienda estaba destruida, para levantar un edificio. Nombran el barrio Los Pizarrales, donde pasé la niñez, y Palencia de Negrilla, donde vivía nuestra familia originalmente. Mencionan a Miguel de Unamuno, a quien tuve la suerte de haber conocido, cuando era rector de la Universidad. Ojalá Dios siempre les siga dando esa inclinación hacia la escritura y la literatura, que es algo que nos llena de orgullo”.

Silvia Adriana Gorostidi: “Me gustan las películas de terror”

Silvia Adriana Gorostidi: “Les comprábamos libros de cuentos, y a su vez, siempre me gustó Narciso Ibáñez Menta y todas las películas de terror que pasaran por la televisión, y ellos estaban conmigo, y se ve que también fueron recibiendo ese gusto. En cuanto a la escritura, no escribo ficción. Sólo voy anotando día a día mis memorias. Y admiro que ellos pueden crear estas historias”.
Arte de flyer: Mica Hernández.