MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

Insomnia entrevistó a Pablo Tolosa

Hay que matarlos a todos, la nueva novela del escritor argentino Pablo Tolosa

“Los relatos de Lovecraft han marcado a fuego mis propias pesadillas literarias”
El propio Pablo Tolosa actuó en uno de los booktrailers de la
novela Hay que matarlos a todos, con dirección de Martín Rotaveria.
Por José María Marcos
Insomnia, Nº 230, junio de 2017

Editorial Muerde Muertos publicó en mayo una nueva novela en su colección Muertos dedicada al terror contemporáneo: Hay que matarlos a todos, de Pablo Tolosa. Al hablar de la novela, el traductor y especialista español Juan Antonio Molina Foix destacó: “Podría hablarse de una suerte de literatura explosiva, grotesca, desinhibida, traumática, apocalíptica: una pavorosa mezcla de géneros clásicos como el thriller, el terror o la ciencia ficción, con otros mucho más recientes y desaforados como el splatter, el gore, el cyberpunk, el gorno o la carnography, que si bien no deja de evocar por un lado a los tiernos e implacables freaks de Tod Browning o a las inconcebibles criaturas nauseabundas e impías que merodean al acecho en los libros de HPL o de su ilustre predecesor William Hope Hodgson, es además deudora de los abyectos y espeluznantes engendros posmodernos de todo el cine de Cronenberg o de películas como Alien, The Thing, Hellraiser o incluso Matrix, y también, cómo no, del perturbador creepycrawling del siniestro Charles Manson, del que parece ser una especie de guiño sanguinolento”.
Pablo Tolosa (Viedma, 1970) publicó varias plaquetas (Huyendo desesperadamente del relato, El problema de la resurrección, Un zapato m lo cuenta, Bric a Brac y Gente que vive en palanganas) y colabora con diversas revistas literarias. Su libro de cuentos Malditos animales fue premiado y editado por el Fondo Editorial Rionegrino en la convocatoria del 2009. Integra las antologías Río Negro For Export (FER, 2010), Osario común. Summa de fantasía y horror (Muerde Muertos, 2013), Letras de la Comarca (Editorial del Valle Bajo, 2015) y Sangre fría (Pelos de Punta, 2016). Hay que matarlos a todos (2017) es su primera novela y fue presentada junto a Mondo cane (2016) de Pablo Martínez Burkett, el domingo 7 de mayo de 2017 en el Espacio Zona Futuro de la 43º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, ocasión en la que los autores dialogaron con Claudia Cortalezzi, Fernando Figueras y José María Marcos.

DEL CUENTO A LA NOVELA


INSOMNIA habló por primera vez con Tolosa en la edición 205 (Enero, 2015) para conocer su universo, especialmente su primer libro de cuentos Malditos animales que le permitió sumarse a Osario común. Summa de fantasía y horror (Muerde Muertos, 2013). Hoy, es el turno de su flamante producción.

—¿Cuál fue la idea, la imagen o la intuición que colaboró en la gestación de Hay que matarlos a todos?
—Tuve la idea de escribir un cuento que contara la historia de una persona que conoce a otra; esta le pide que lo acompañe a visitar a la madre que está muriendo. Hacen el viaje sin mayor novedad y cuando llegan la madre es alienígena. Cuando lo puse en letras terminé escribiendo la primera parte de la historia que tiene que ver pero no es eso.
—¿Cómo fue el proceso de escritura? ¿Resultó muy diferente al trabajo en relación a tus cuentos de Malditos animales?
—Fue una experiencia inmersiva. Traté de recrear cierta atmósfera al  escribir. Tuve que estar muy solo en este caso. Algunos cuentos, en cambio, los escribí con gente alrededor.

LA TECNOLOGÍA, EL SUR, LA IDENTIDAD

Tolosa es ingeniero de Sistemas en la UNICEN y ejerce su profesión en Viedma. Es creador de los blogs Malditos Animales, de carácter literario, y Linux de la Comarca, de contenido técnico.
—La presencia de las tecnologías y de las historias de ciencia ficción son muy importantes en esta novela. ¿Cuál es tu relación con estos mundos?
—Soy ingeniero de Sistemas y la tecnología me apasiona tanto como la literatura. La ciencia ficción es un punto de confluencia de ambas y me siento cómodo tratando con ella.
—El sur argentino tiene un importante protagonismo en las acciones de la novela. ¿Por qué elegiste situar tu historia en esta geografía?
—Soy nacido y criado en Viedma. Este sur es el lugar adecuado para que transcurra. Cuanto más se aleja un punto de la capital parece que también se desplazara en el eje del tiempo hacia el pasado; sin proponérmelo, esto aparece en la novela implícitamente.
—Carl Jung afirma que existe un Principio de Individuación, que es el que nos permitiría ser a cada uno únicos e irrepetibles. Varios de los personajes de tu novela viven en medio de la bruma en relación a la identidad. ¿Cómo nacieron? ¿Cuál fue el punto de partida para su creación?
—La identidad como tópico en la historia lo descubrí tiempo después de terminarla. Hay formas de vida que no tienen esa individualidad tan definida. La gramilla es una planta que en una gran extensión comparte las raíces; arrancando un pedazo sigue siendo esa planta, y el trozo separado también. ¿O no? Un ser que viva distribuido en varios cuerpos cuestiona la idea del individuo. O la vida artificial, creada a través de la tecnología en vez de la biología, supone seres digitales idénticos. ¿Cuál es el individuo en ese caso?
—Por otra parte, hay personajes que quieren dejar de ser ellos y anhelan el rostro de un actor “que arrasaba con las mujeres”. ¿Qué pensás de esas personas que persiguen algún ideal de belleza a través de las operaciones?
—Cada uno es dueño de su cuerpo y puede hacer con él lo que quiera. Me interesa el fenómeno de observar gente que se parece entre sí, no por ser familia, no por ser de la misma etnia, sino por las operaciones a las que sometieron sus rostros. Están en la novela por eso.
—Hay un personaje que desconoce su condición y sería un “perdido” dentro de su grupo. ¿Alguna vez te sentiste así?
—En el contexto de la historia, para ser un “perdido” no tendría que sentirme humano. Me sucede algunas veces pero una buena siesta arregla todo.

LOVECRAFT, MOLINA FOIX, DARÍN Y SCARLETT JOHANSSON


—El texto parece estar en sintonía con las historias de HP Lovecraft, con seres que habitan la Tierra más allá de los “insignificantes intereses” humanos. ¿Qué relación tenés con el Maestro de Providence? ¿Pensaste en él o en sus relatos durante la escritura?
—Soy otro admirador confeso de HPL. Leer y releer sus relatos han marcado a fuego mis propias pesadillas literarias. No tengo forma de dejarlas a un costado cuando escribo y, de acuerdo a mi forma de ver, eso es bueno.
—Juan Antonio Molina Foix ha recomendado tu novela. ¿Qué sentís al contar con este respaldo?
—Conocer a Juan Antonio en el Primer Encuentro de Literatura Fantástica en la Biblioteca Nacional fue maravilloso. Compartimos la admiración por Lovecraft y por el cine de Jess Franco, además del gusto por los mojitos cubanos. Después tuve la oportunidad de leer algo de su trabajo; me impresionó la erudición y la calidad de su obra. Que haya tenido tiempo para leer y comentar mi novela no deja de sorprenderme y honrarme. Le estoy profundamente agradecido.
—Molina Foix dice en la contratapa: “Somos dados en la mano del destino”, parece ser el leitmotiv de esta anárquica y sicodélica incursión en el orgiástico delirio colectivo producido por los explosivos tiempos actuales, cuyo innegable impacto y revulsivo radica tanto en su rico caudal de invención como en la excitante descarnadura, concisión y velocidad con que se narra. ¿Somos dados en la mano del destino?
—Si lo dice Juan Antonio, así es.
—¿Imaginás tu novela en el cine? ¿Te animás a seleccionar un director y quiénes desempeñarían los papeles principales?  En este cásting imaginario no hay límites de ningún tipo.
—Si me dieran la plata a mí, convocaría a mis amigos y filmaría con ellos. Los booktrailers dirigidos por mi amigo Martín Rotaveria quedaron muy buenos gracias a ese equipo. Si no, Cronenberg sería adecuado para dirigirla. El reparto, ya que no tengo límites, incluiría a Ricardo Darín (para asegurarme que mi mamá la vea) y a Scarlett Johansson aunque no haya un papel para ella.

DISTRIBUYE GALERNA-QUE LEER. A través de Galerna-Que leer SA, Hay que matarlos a todos, de Pablo Tolosa (Muerde Muertos, 2017) puede comprarse en la cadena Galerna y librerías asociadas, o por intermedio de un sistema de compra directa, escribiendo a malpascal@yahoo.com.ar.


PARA SABER MÁS
www.muerdemuertos.blogspot.com
www.malditosanimales.com.ar