MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

El escritor y su oficio: Alberto Ramponelli

Entrevista a Alberto Ramponelli en Horas Robadas a la Noche, espacio dirigido por Julia Tonello y Nicolás Doffo.

1) ¿Dónde escribís?
—Por lo general en mi estudio, que es una habitación de mi casa donde tengo la computadora y la impresora, gran parte de mi biblioteca y los objetos fetiches que se suelen acumular en un sitio así: fotos de escritores y seres queridos, objetos recolectados en viajes, etc. Suelo escribir también en los bares donde voy a leer y tomarme un café. En estos casos, la escritura es subsidiaria de la lectura, anoto alguna idea que me surge a partir de lo que estoy leyendo.
2) ¿Trabajás en computadora o a mano?
—Computadora en mi estudio, a mano en los bares.
3) ¿Escribís todos los días? ¿Tenés un horario fijo?
—Depende de lo que esté escribiendo. Si es una novela, trato de darle continuidad, ya que un texto narrativo largo no se puede escribir de manera esporádica. No conviene, se pierde el ritmo, el tono narrativo. Prefiero escribir por las tardes.
4)¿Cuánto tiempo le dedicás?
—En el acto de escritura incluyo, desde luego, la corrección del texto. Por lo general, si se trata de un texto narrativo largo, antes de ponerme a escribir le doy una mirada a lo último escrito y hago los retoques que considero necesarios. Sería como un precalentamiento, un entrar en clima antes de soltar los dedos por el teclado. Si consideramos todo este proceso, le dedico bastante tiempo.
5) ¿Algún ritual, costumbre o manía a la hora de sentarse a escribir?
—Café y cigarrillos a mano, la luminosa penumbra exacta en mi cueva de escritor. Y sobre todo: estar absolutamente despojado de cualquier fatigoso voluntarismo.
6) ¿Cuándo das por terminado un texto? ¿Qué recorrido emprende ese texto?
—Cuando vislumbro que las correcciones a que lo someto en lugar de mejorarlo (según mi criterio, claro) amenazan perjudicarlo. Dicho de otro modo, cuando el texto me muestra mis límites como escritor. El destino posterior es aleatorio, puede ir a un concurso, a una editorial para su eventual publicación, o a las tinieblas de un cajón (o de un archivo Word), cuando todavía no me convence.  
7) ¿Qué relación tenés con tu biblioteca?
—Para mí los libros son entes vivos. Ya lo dijo Quevedo en su célebre soneto: “Vivo en conversación con los difuntos / y escucho con los ojos a los muertos”. El autor puede estar muerto, pero su legado, el libro, no. Y por lo general son más los autores muertos que los vivos en una biblioteca. Al menos en la mía es así. Visto de otra perspectiva, alguien dijo que un libro se abre y un mundo comienza a bullir. Así siento a mi biblioteca: una múltiple llave a otros mundos.
8) ¿Qué libro te gustaría leer?
—Todos los que aún no leí.
9) ¿Qué cinco libros no pueden faltar en tu biblioteca ideal?
—Partiendo de lo obvio, que cinco es un número absolutamente arbitrario, digo hoy (quizás mañana esta lista cambiaría): El Aleph o Ficciones (Borges), Absalón, Absalón (Faulkner), El proceso (Kafka), La pesquisa (Juan José Saer) y Meridiano de sangre (Cormac Mc Carthy). Y dejo afuera, lo que me parece un sacrilegio, a Cortázar, Macedonio Fernández, Rodolfo Walsh, Fernando Pessoa, Dylan Thomas, Steven Millhauser, y otros más que bien podrían integrar esa lista.
10) ¿Cuáles son los autores/libros que te parecen más sobrevalorados y cuáles los menos valorados?
—Prefiero reservarme la opinión.
11) ¿Qué relación tenés con la inspiración?
—Cambiante. A veces es más fluida, a veces no tanto. Creo que también se la puede convocar. En mi caso, a través de la lectura.
12) ¿Cuándo una persona se convierte en un buen lector?
—Cuando lee por el puro placer de la lectura. Hablo de un placer exigente.

BONUS TRACK

—Experiencias e impresiones de escribir estimulado por alguna sustancia o en un estado de conciencia alterado.
—El acto de escritura creativa es ya un estado de conciencia alterado. Y uno de los más potentes que conozco.
—¿Nos mostrás tu biblioteca y tu lugar de trabajo?