MUERDE MUERTOS es una editorial de autores contemporáneos, abocados a la literatura fantástica, el terror, lo erótico y aquellas obras que apuestan a estimular la imaginación.

Primer paso hacia Tecnocracia

Reseña de iluSORIAS, de Alberto Laiseca y 168 artistas del realismo delirante (Muerde Muertos, 2013), por Damián Lorenzo para Los Asesinos Tímidos (*)

Cuenta la leyenda que Alberto Laiseca tardó 16 años en publicar Los sorias, una novela monstruo de 1300 páginas, quizá la más extensa de la literatura argentina, y de las menos leídas.
“La historia de Los sorias comienza en una pieza de pensión, y ese lugar se transforma en el escenario de una epopeya que transcurre en tres dictaduras: Soria, Unión Soviética y Tecnocracia. El Monitor, jefe máximo de la Tecnocracia, empieza siendo un déspota fanático, monstruo, sádico, desquiciado, pero conforme avanzan las cosas se va humanizando. La trágica paradoja es que cuando se transforma en buen tipo, El Monitor pierde la guerra y su humanización no le sirve de nada”, resume el propio Laiseca.
Quince años más tarde de su primera edición, la editorial Muerde Muertos lleva a cabo esta especie de homenaje-complemento de la novela, con una propuesta por demás atractiva: ilustrar los 165 capítulos de la novela. Cada capítulo sería ilustrado por un artista plástico, pintor, psicólogo, escritor, cineasta... y la lista sigue. En ese número demencial de invitados, hay gente famosa y prestigiosa, gente no tan famosa y personajes del under más under imaginado.
IluSORIAS (así se llama el libro en cuestión) es una apuesta por demás ecléctica y heterogénea, que hace honor a uno de los libros más extraños de la literatura argentina. Ideal para el que no se animó a leerlo aún (ni a comprarlo), iluSORIAS puede servir como primer paso al mundo de la Tecnocracia.
(*) Edición Nº 128 (Julio de 2013)